Ataque de ansiedad por dejar de fumar

      4 comentarios en Ataque de ansiedad por dejar de fumar
Hoy vamos a hablar de los ataques de ansiedad producidos por dejar de fumar, que son muy habituales y comunes. Vamos a partir de la base que el tabaco es una droga que contiene propiedades altamente adictivas como puede ser la nicotina, por lo que un fumador está acostumbrado a su cuerpo a esa dosis de droga (que el tabaco sea legal no significa que no sea una droga. Vamos a llamar a las cosas por su nombre). 

Si dejamos de fumar estaremos dejando de dar a nuestro cuerpo esa dosis a la que teníamos acostumbrados, por lo que a las pocas horas de abstinencia aparecerán los primeros síntomas de ansiedad, algo totalmente natural. Ante esta situación de alerta es normal que puedan desarrollarse diferentes crisis ansiosas, especialmente manifestados con taquicardia. Dejar de fumar tiene innumerables ventajas para una persona, tanto físicos, psicológicos como económicos, sin embargo hay que ser consciente que supone http://espfarmacia.com hacer un esfuerzo y superar con éxito la ansiedad, tanto física como psíquica, que supone abandonar el tabaco.



Hoy en día tenemos a nuestra disposición una gran variedad de herramientas que nos serán de gran ayuda en nuestra decisión (parches / chicles de nicotina, terapia de hipnosis, etc…) así como también podemos solicitar la ayuda a un psicólogo que nos brindará diferentes recursos para controlar la ansiedad

En definitiva si has llegado hasta aquí después de sufrir un ataque de ansiedad por dejar de fumar debes saber que es algo normal, que no debes preocuparte y que la situación responde a una manifestación de nuestro cuerpo ante la falta de una sustancia adictiva que hemos estado administrando al cuerpo durante un tiempo. Debes seguir luchando para conseguir tu objetivo. Y lo cierto es que vale la pena.

4 comentarios en “Ataque de ansiedad por dejar de fumar

  1. Memo

    Yo fumé mucho tiempo luego dejé de fumar y recientemente me enfermé y podía trabajar y pensé que retomar el cigarro me ayudaría a calmar la ansiedad de estar enfermo y no, resulta que me empezaron a dar ataques de ansiedad y terminé peor: yendo al psiquiatra. Tomé 1 mes antidepresivos y ahora ya estoy bien. Por cierto, yo probé de todo (chicles, parches, abstinencia) para tratar de dejar el cigarro y nada me funcionó hasta que usé el tabaco masticable Skoal. Y me podrán decir: “Es que dejas un vicio y agarras otro”, no es así… Se deja por completo el cigarro, de un día para otro pero se siguen recibiendo las mismas dosis de tabaco y nicotina al día por medio del Skoal, y ya después, dejar el tabaco masticable es mucho más fácil, se hace paulatino y se va dosificando tranquilamente. 1ro compré varias latitas de Skoal en Mercado Libre, hice el cambio de un día para otro, 3 meses mantuve la dosis alta para que mi cuerpo no sintiera el cambio, masticaba lo suficiente al día como para que mi cuerpo no sintiera en ningún momento algún síntoma de abstinencia y durante los próximos 3 meses fui disminuyendo la dosis diaria y así pude dejarlo en 6 meses sin sufrir absolutamente nada… Inclusive al momento de cambiar uno puede entrar al cine, a restaurantes, a la Iglesia mascando pequeñas cantidades de tabaco que liberan nicotina en el organismo y nadie lo nota, también debe decirles a sus amigos que ya no fuma, que ya no le inviten cigarros y que ahora “masca tabaco”, eso es importante porque una de las formas de recaer en el vicio es cuando los amigos nos invitan a seguir fumando… Sólo se pone una bolita pequeña del tamaño de un frijol entre la encía y el labio inferior y va soltando un liquidito café que se traga y sabe un poco amargo pero uno se acostumbra. Al dejar de soltar el liquido, como a los 15 minutos se saca la bolita y se mastica con los dientes frontales para extraer las últimas gotitas y se escupe o se pone en un papelito como si fuera un chicle pequeño…

    Contestar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *